martes, 10 de enero de 2012

Viejas historias de Castilla la Vieja

El pueblo en la cara.

Y empecé a darme cuenta, entonces, de que ser de pueblo era un don de Dios y que ser de ciudad era un poco como ser inclusero y que los tesos y el nido de la cigüeña y los chopos y el riachuelo y el soto eran siempre los mismos, ...Miguel Delibes

No hay comentarios:

Publicar un comentario